Blog

EL EMPRENDIMIENTO EN LAS AULAS DE TRABAJO SOCIAL

INTRODUCCIÓN.

 

Este mes, tenemos el placer de poder contar con un post elaborado por Carolina Lacruz, autora del blog “Las cuatro piedras angulares” (https://lascuatropiedrasangulares.wordpress.com/) relacionado con el Trabajo Social y que cuenta con más de 1400 seguidores, dicho blog quedó en el puesto onceavo de los Premios Bitácoras 2014.

 

Carolina actualmente es estudiante del Grado en Trabajo Social y Licenciada en Ciencias Químicas, inquieta de espíritu y amante de la escritura, en los primeros minutos navegando por su blog aprecias la pasión que siente por la profesión de Trabajo Social, su firme posicionamiento en contra de las injusticias y su apoyo al empleo de calidad en nuestro colectivo.

 

Al haber estudiado dos carreras muy distintas y con muchos años de diferencia, desde Veravitas teníamos mucho interés en saber su punto de vista sobre la postura de la Universidad y del profesorado en cuanto al emprendimiento.

 

Desde la inquietud de Veravitas y desde la generosidad de Carolina, damos paso a este interesante post.

bright-idea

POR CAROLINA LACRUZ:

 

Hoy por hoy, cuando buscas empleo, sale cada vez más la palabra “emprendedor/a”. Hace años nadie escuchaba esta palabra. Por eso, quizá, algunos/as hemos tendido a pensar que un emprendedor/a es una especie de supermán/superwoman. Pero de eso nada, llámese emprendedor/a como quien dice autónomo/a, empresario/a, o autoempleo, lo cual lleva siglos existiendo.

 

MI EXPERIENCIA UNIVERSITARIA.

 

Tengo dos experiencias de mi paso por la Universidad: una ahora, estudiando Trabajo Social, y otra hace unos veinte años, estudiando Ciencias Químicas.

 

En la primera de ellas, la posibilidad de autoempleo era algo que ni se nombraba. Cuando se hablaba de empleo, digamos que se hablaba a lo grande, pero siempre por cuenta ajena. Voy a enumerar aquí unos cuantos recuerdos que tengo:

 

  • Vinieron los del Colegio profesional a presentarse. Una de las cosas que nos decían es que tenían bolsa de empleo.
  • Recibimos también la visita de dos personas tituladas en nuestra carrera que estaban trabajando fuera de España en una multinacional muy importante.
  • Aunque era una carrera eminentemente práctica, no teníamos una asignatura obligatoria de prácticas externas. En los últimos cursos de la carrera algunos/as profesores/as trataban de utilizar algunos de sus contactos para conseguir prácticas para los/as estudiantes durante el verano. Pero estas plazas eran muy escasas y sólo entraban los/as estudiantes con mejor expediente académico.
  • La idea que teníamos de las salidas profesionales era la empresa privada, la enseñanza y la investigación. Esta última la potenciaban bastante porque era la única que los/as docentes conocían. La gran mayoría de profesores/as no habían trabajado nunca en una empresa. Para ellos/as la Universidad era un medio y a su vez un fin. Lo contrario que para nosotros/as, ya que la Universidad no puede emplear a todos/as sus regresados/as.
  • Como he mencionado antes, el autoempleo ni se planteaba. Solo algunos/as de nosotros/as tratamos de hacernos una imagen mental de cómo sería, imagen que terminábamos desechando. ¿Cómo nos montamos una empresa, si no tenemos dinero para ello?

universidad1

Ahora, pasados muchos años y con la carrera de Trabajo Social, me encuentro con una situación algo distinta pero menos de lo que sería deseable.

 

  • Para empezar, en Trabajo Social son obligatorias las prácticas externas, lo cual ya es una manera de salir del aula y ver a lo que se enfrentan los/as profesionales que ejercen.
  • La formación teórica que recibimos es en mi opinión completa pero no adecuada a la realidad Se nos da bastante materia relacionada con los Servicios Sociales Públicos. Está bien porque lo menos que un/a Trabajador/a Social tiene que conocer es el Sistema Público de Servicios Sociales. Pero habría que ser más realista. En los años 80-90, en el momento de la expansión de los Servicios Sociales Municipales, los/as estudiantes terminaban la carrera y estudiaban la correspondiente oposición, además salían plazas. Pero eso ahora ya no sirve. No salen apenas puestos de empleo público y el Tercer Sector nunca ha ofrecido muchas posibilidades.

 

¿CUÁLES SON, ENTONCES, LAS POSIBILIDADES PARA UN/A TRABAJADOR/A SOCIAL HOY?

 

Hay gente a la que esto le plantea dilemas éticos. No conciben el Trabajo Social con dinero no público, fuera de lo que es el ámbito de la vulnerabilidad y exclusión social. Esas personas descartan automáticamente establecerse por su cuenta.

 

Otros/as titulados/as no tienen esta idea pero se sienten perdidos/as, no saben por dónde tirar. He leído miles de comentarios por las redes sociales que dicen lo mismo: “He terminado la carrera y si me pusieran delante a una persona con un problema no sabría qué hacer”. No es que no valgamos, pero la realidad es que en la Universidad se nos dan muy pocas herramientas para sentirnos seguros cara al ejercicio profesional. Si a esto le sumamos que si no tienes experiencia nadie te
da una oportunidad para trabajar, la bola se va haciendo cada vez más grande.

Personalmente, cuando veo a un/a trabajador/a que se ha montado una asociación o trabaja por su cuenta me hago las siguientes preguntas:

  • ¿Habrá hecho algún curso en el que se le hayan dado las herramientas adecuadas?
  • ¿Será que tuvo experiencia por cuenta ajena y así aprendió lo suficiente para montarse algo por su cuenta?
  • ¿Cómo puede saber hacer esto si salimos de la universidad sin saber hacer nada?

Hay mucha inseguridad entre los/as Trabajadores/as Sociales. Pienso que la gran mayoría de la gente no da el paso hacia el emprendimiento porque no se siente capaz, por falta de conocimientos y experiencia, no tanto por capacidad económica. Emprender significa tener las habilidades adecuadas, la estrategia adecuada y moverse en la dirección correcta. Hoy en día no vale esforzarse mucho dando palos de ciego.

1 Comment

9

Post A Comment